Bolivia: el enclaustramiento marítimo y su impacto en el desarrollo

La Paz, 14 oct (PL) Los países sin litoral pagan hoy un elevado precio por su posición geográfica y el enclaustramiento incide negativamente en el crecimiento y desarrollo, como quedó demostrado en la reunión de ministros de Transporte del grupo, celebrada en Bolivia.

 

La falta de acceso a los puertos, la distancia de los principales mercados, los problemas en las naciones de tránsito y la ausencia de infraestructuras adecuadas, provocan un aumento desproporcionado de los costos del comercio.

De acuerdo con un informe de la ONU, dado a conocer en el encuentro, el precio por contenedor para los privados de costas es de cuatro mil 350 dólares para las importaciones y de tres mil 550 para las exportaciones.

Sin embargo, el promedio para el resto de los países está en el rango de mil 150 dólares.

Es conocida también la incidencia de la mediterraneidad en el Producto Interno Bruto (PIB).

De acuerdo con diversos estudios, una posición geográfica desventajosa desacelera el aumento del PIB hasta en un 0,7 por ciento, y en la actualidad nueve de los países sin costas están en los últimos puestos en cuanto al Índice de Desarrollo Humano.

En el caso concreto de Bolivia, anfitriona del encuentro, las estadísticas reflejan una pérdida de entre 0,4 y 0,5 por ciento de su PIB anual por no tener acceso al océano Pacífico.

La nación andino-amazónica es la que tiene el más alto costo de transporte por carretera a nivel regional y, según datos de la Asociación Latinoamericana de Integración, el incremento es de 23,2 por ciento por encima de sus vecinos.

De ahí la propuesta del presidente Evo Morales de crear un Índice de Libertad de Tránsito para comparar, medir y evidenciar los obstáculos en este sentido, así como existe un indicador para el desarrollo y las desigualdades sociales.

‘La privación de acceso al mar mutila nuestros derechos e impide un desarrollo justo’, afirmó Morales en la cita de dos días, celebrada en la ciudad oriental de Santa Cruz de la Sierra.

En opinión del mandatario, en pleno siglo XXI no debería existir una sola nación en nuestro planeta sin acceso al mar.

‘Cómo podemos admitir que uno de los más importantes patrimonios comunes de la humanidad esté restringido para más de 500 millones de personas’, se preguntó.

El grupo de Países en desarrollo sin Litoral está integrado por 32 estados: 16 de África, 10 de Asia, cuatro de Europa Occidental y dos de América Latina (Bolivia y Paraguay).

Para Evo, el problema de la mayoría de estas naciones no sólo radica en la distancia al mar, sino en las barreras artificiales establecidas por políticas discriminatorias y de exclusión en los países de tránsito.

En ese sentido denunció las dificultades para el transporte de la mercancía boliviana por el territorio chileno, el mal estado de las carreteras y la falta de inversión en infraestructuras.

Recordó que los principales puertos del vecino país están privatizados, hay poco personal y la carga boliviana es postergada y discriminada.

Zambia, otro de los países sin litoral, aprovechó el foro para pedir a instituciones internacionales y bancos de desarrollo asistencia financiera para infraestructuras viales, tanto en los países sin costas, como en los de tránsito, a fin de mejorar el transporte, la movilidad y la conectividad.

Uno de los proyectos promovidos en esta reunión es el del tren bioceánico, que enlazará al océano Atlántico con el Pacífico.

La vía tendrá una extensión de tres mil 360 kilómetros y su trazo comenzará en el puerto brasileño de Santos y concluirá en el de Ilo, Perú, pasando por el territorio boliviano.

El costo de esta obra será de unos 14 mil millones de dólares, por lo que los países involucrados no podrán garantizar la totalidad de los recursos con fondos estatales y será necesario avanzar en las alianzas público-privada y en la búsqueda de inversiones foráneas.

El ferrocarril favorecerá también a Paraguay, Uruguay y Argentina a través de la hidrovía Paraguay Paraná.

Este tema fue objeto de análisis en un encuentro en Santa Cruz entre el presidente Morales y el vicepresidente y ministro de Transportes de Perú, Martín Vizcarra.

Vizcarra reafirmó el compromiso de impulsar la construcción del corredor y anunció reuniones técnicas y progresivas para avanzar en el proyecto.

El documento final de la reunión será presentado a la Cumbre Mundial de Transporte, que se celebrará en Turkmenistán los días 26 y 27 de noviembre, y en la cual se intentarán buscar soluciones a los enormes desafíos de los países sin litoral.

Fuente: Prensa Latina

 

Compartí:
Facebook
Twitter
Google+
http://www.alfatrading.com.py/bolivia-enclaustramiento-maritimo-impacto-desarrollo/
LinkedIn
Email
Back to top